[Opinión] Dark Souls 2 – El hijo renegado