[Opinión] Dark Souls 1 – El comienzo de una aventura