Masahiro Sakurai muestra su “modesta” colección de videojuegos