Los héroes nunca mueren, pero con la estatua de Mercy las carteras sí