Menu

[Review] OneShot, ¿salvarás el mundo o lo dejarás morir?

Hay pocos juegos donde me he encariñado tanto con un personaje, en los que las opiniones de los personajes sobre el futuro son tan contrastantes o donde al presentarse una decisión al final no tengo idea de qué voy a elegir por que ambas suponen conclusiones funestas que no quiero que se lleven a cabo. Todo esto y más consigue OneShot, un pequeño gran juego que no olvidaré en mucho tiempo.

OneShot, desarrollado por Team OneShot y publicado por Degica, es un juego curioso e inteligente, a lo largo de nuestra aventura se romperá la cuarta pared de una forma muy original. Controlaremos a Niko, una persona que parece gato pero no lo es, pero él sabe que está siendo controlado por el jugador y que en este mundo nos dirán que somos dios, Niko hablará con nosotros, nos preguntará nuestra opinión, nos dará la razón al tomar una elección, e incluso nos reclamará si lo hacemos quedar mal. Niko es un pequeño sprite con unos grandes ojos, pero en sus cuadros de diálogo, donde además de frases que aunque sencillas muestran de forma perfecta su personalidad, podremos ver también los diferentes gestos que tiene y algunos he de confesar me han roto el corazón.

OneShot desde el inicio sale del estándar al hablar directamente al jugador, no solo es la aventura de Niko, es una aventura propia, el juego se mete con nuestros documentos, con la ventana de juego, hasta con nuestro fondo de pantalla, nos desafía, nos advierte, el juego no quiere que lo acabes y si insistes te pregunta que por qué lo haces. Los acertijos que emplea en ocasiones son sencillos y en ocasiones estuve pensando por bastante tiempo la solución, tan solo para darme cuenta que la solución aunque evidente no está en los confines del juego.

A lo largo de la pequeña aventura que compartimos con Niko podremos interactuar con diversos personajes que habitan un mundo decadente que necesita a Niko, el mesías, y al jugador, dios, para ser salvado de una muerte inevitable, pero mientras muchos se regocijan con la presencia de ambos otros parecen no interesarse y otros no solamente parecen no querer ser salvados sino que también te preguntan para qué lo haces, si en verdad vale la pena, y al final en verdad te lo preguntarás.

La jugabilidad de OneShot es sencilla: interactúa con los objetos, de vez en vez combínalos, resuelve acertijos y cumple tu misión principal y algunas alternas en tu camino; pero no te dejes engañar, tendrás que recorrer todo el escenario y leer todo lo que te encuentres para saber la solución y además conocer un poco más del mundo en el que te encuentras. En cuanto a la música OneShot da en el blanco y las melodías acompañan de manera perfecta, sea por situación o por escenario, pero siempre entra contribuye a lo que el juego pretende que sientas. En algún momento del juego aparece la frase “ad infinitum”, “hasta el infinito”, que sin entrar en detalles nos invita a jugar de nuevo, no habrá misiones extra (aunque en definitiva parece que las habrá en algún futuro) pero algunos diálogos serán ligeramente diferentes.

¿Recomendaría jugar OneShot? Definitivamente, no solo es un juego diferente en su planteamiento, te hace cuestionarte, te involucra de una manera peculiar con el protagonista y sus acertijos son sumamente inteligentes y se salen de la norma, la primera vez que lo jugué tardé horas ya que de verdad no sabía qué hacer. Y después de jugarlo unas cuantas veces más, sigo preguntándome qué es lo mejor: ¿salvar al mundo o dejarlo morir?

Aeroblaster17
Desde que iba a casa de un amigo a jugar en su NES Super Mario Bros. y las Tortugas Ninja he sido un apasionado de los videojuegos y de Nintendo, pero juego en cualquier plataforma, ya sean juegos AAA, indies o del tipo que sea, al final lo importante es divertirse.

No comments

Deja un comentario

Últimos vídeos del canal

Oops, something went wrong.