Menu

Cuarto y Mitad de Nostalgia – The Legend of Zelda: Majora’s Mask

En el año 1998, Nintendo sorprendió a todo el mundo con el lanzamiento de la primera aventura tridimensional de su elfo más famoso, Link, para su sistema Nintendo 64, bajo el nombre de The Legend of Zelda: Ocarina of Time, cuya magnífica y emocionante historia no dejó indiferente a nadie que lo jugara, aun cuando Nintendo 64 no tuvo las ventas que la empresa nipona quisiera. Pues bien, dos años más tarde, apenas iniciado el siglo XXI, Nintendo tomó la filosofía que había triunfado en Ocarina of Time para crear un nuevo juego de la saga Zelda, el cual fuera una secuela de este primero, pero en la que, esta vez; el miedo, la desesperación y la oscuridad fueran las principales protagonistas. Así empezó a concebirse la idea de la entrega más oscura de la saga hasta la fecha, conocida como The Legend of Zelda: Majora’s Mask, el cual vio la luz en abril del año 2000, viniendo con el sello de joya jugable bajo el brazo, que no se diga.

Artwork de Zelda: Majora’s Mask.

HISTORIA: (AVISO: SPOILERS)

Majora’s Mask se inicia con Link cabalgando a Epona a través de Lost Woods, poco tiempo después de los eventos ocurridos en Ocarina of Time. El joven elfo, que tras volver a su época original partió en busca de su hada y amiga Navi, es asaltado por un enmascarado, conocido como Skull Kid, junto a dos hadas hermanas, Taya y Tael, que le quitan la Ocarina de Tiempo, mientras que el misterioso enmascardo huye cabalgando sobre Epona. Link los persigue hasta una cueva y acaba cayendo por un profundo agujero oscuro. Al final del mismo, se vuelve a encontrar cara a cara con el mismo chico enmascardo, el cual le dice al niño que se ha librado de su caballo por no obedecerle, transformando acto seguido a Link en un niño Deku, para su propio pánico. Tras esto, Skull Kid huye junto con Tael, dejando a Taya atrás, acordando entonces ésta con Link que le ayudaría a recobrar su aspecto original hayando al enmascarado, para poderse reunir así de nuevo con su hermana perdida.

El vendedor de máscaras requerirá que recuperemos la máscara de Majora para evitar la destrucción.

Link sigue el rastro de su asaltante por una oscura cueva hasta que finalmente llega a la Torre del Reloj de Términa. Allí conocerá al Vendedor de Máscaras Felices, un extraño hombre que confiesa que le ha estado siguiendo durante un tiempo y que puede ayudarle a recuperar su forma habitual, a cambio de que éste consiga la Máscara de Majora, que Skull Kid le robó. El vendedor le da un plazo de tres días para llevar a cabo esta tarea, por lo que el muchacho debe recuperarla antes de ese tiempo. Link y Taya salen de la Torre, en el centro de la Ciudad Reloj.

Es entonces cuando el protagonista se da cuenta de que Términa es una especie de tierra paralela a Hyrule, y que los habitantes de cada uno de los dos mundos tienen su homólogo en el otro con diferentes estilos de vida y personalidades. Además, varios acontecimientos del pueblo curiosamente coinciden con el límite de tres días establecido por el vendedor: unos novios a punto de casarse, un festival llamado Carnaval del Tiempo se va a celebrar en todo el pueblo…

Varios personajes advierten, también, que la luna está cada vez más cerca, y que, finalmente, se estrellará sobre Términa en el mismo plazo de tres días, arrasando todo a su paso. Link logrará llegar entonces hasta el observatorio del astrónomo, el mismo que le muestra con su telescopio la ubicación de Skull Kid en lo más alto de la Torre, pudiendo solamente llegar allí en la noche del tercer día, puesto que es cuando la puerta para subir a su cúspide se abre.

La Canción del Tiempo será esencial en nuestra lucha para evitar que la luna arrase Términa.

El tiempo corre, y Link consigue llegar apurado hasta Skull Kid y su hada a las 0:00 del último día, recuperando la Ocarina del Tiempo, (la cual le había sido otorgada por Zelda antes de dejar Hyrule), pero no corriendo la misma suerte con la máscara. En ese mismo instante, sabiendo que la luna estaba a punto de arrasar Términa, Link toca la Canción del Tiempo que le enseñó Zelda y, tras entonarla, regresa atrás en el tiempo al amanecer del primero de los tres días en los que se desarrollan los acontecimientos.

Link y Taya vuelven donde el vendedor de máscaras, el cual enseña al muchacho la Canción de la Curación, la cual “sella los espíritus inquietos y la magia maligna en máscaras, sin temor a ser poseído por la magia sellada en ellas” (palabras textuales). Esta canción consigue devolver a Link a su forma original, encerrando el poder Deku en una máscara. Poco después, al ser inquirido sobre la máscara de Majora, el elfo confiesa que no ha conseguido recuperarla, cosa que enfurece al vendedor, ya que afirma que esa máscara posee un poder terrible, cuyo origen data de haber sido utilizada para rituales de brujería de una antigua tribu. Dicha tribu, temiendo el poder que encerraba, decidió esconderla en las sombras para evitar posibles catástrofes. En uno de sus viajes, el vendedor encontró esa máscara, pero Skull Kid se la quitó y ahora, manipulado por su terrorífico poder, es el máximo artífice de que la luna vaya a caer sobre Términa, así como otras desgracias que padecen los habitantes del pueblo.

Link viajará entonces a los puntos cardinales de Términa en busca de los conocidos como “Cuatro Gigantes”, los cuales son los únicos con el poder suficiente como para sujetar la luna. En su tránsito visitará diversas zonas, conocidas como el pantano y el Bosque Catarata, el Pico Nevado, la Gran Bahía, y al Valle Ikana, enfrentándose a varios conflictos provocados por Skull Kid, y entrando a los templos que guardan la llave para llamar a los Gigantes.

Link deberá hacer frente a poderosos y terroríficos enemigos.

Link finalmente despierta de su profundo sueño a los cuatro con una antigua canción llamada Oda al Orden en la medianoche del tercer día, consiguiendo evitar el apocalipsis. En ese mismo momento, la máscara de Majora abandona a Skull Kid y, (por primera vez se muestra como el auténtico enemigo), va a poseer a la luna para volver a lanzarla contra Términa. Link irá al cuerpo celeste y allí vencerá a la máscara.

Tras esto, los Cuatro Gigantes devuelven la luna a su lugar y regresan a su letargo inicial. Taya se reúne de nuevo con su hermano Tael y con su amigo, Skull Kid, y el vendedor de máscaras se marcha con la máscara, ya purificada de todo mal. Finalmente Link abandonará Términa a lomos de Epona mientras que, por primera vez, amanece un nuevo día, el cuarto: el día del esperado Carnaval del Tiempo.

JUGABILIDAD:

Majora’s Mask usa el mismo motor gráfico usado en Ocarina of Time. Link mantiene movimientos como caminar, correr y saltar al estar en un borde, siendo también capaz de controlar el tiempo tocando la Canción del Tiempo con su Ocarina, continuamente reviviendo los tres días en los que transcurre la historia, obteniendo habilidades y objetos necesarios para evitar la catástrofe.

El modo de juego de Majora’s Mask es más profundo que el de Ocarina of Time, que cuenta con bombas, flechas, y la música como herramientas para resolver muchos de sus puzzles. Majora’s Mask mantiene estos elementos, e incluye el uso de máscaras (de las cuales hablaré más extensamente a continuación), que transforman a Link en otras razas, y el límite de un ciclo de tres días de duración para añadir más dificultad y variedad a las misiones en el juego.

MÁSCARAS Y TRANSFORMACIONES:

Las máscaras juegan un papel esencial en Majora’s Mask. Mientras que Ocarina of Time cuenta con solo ocho máscaras, de las cuales apenas podemos encontrarles utilidad, Majora’s Mask tiene 24, algunas de las cuales son necesarias para avanzar en la historia. Algunas de ellas poseen un valor incalculable, pero muchas se han diseñado para ser útiles en determinadas situaciones, por lo que no se usarán en demasía.

Cuando Link se mantiene en su forma de niño, la espada es el arma estándar y la más utilizada en el juego, mientras que el escudo se utiliza para la defensa. Pero la mayor novedad del juego son tres máscaras especiales que permiten a Link transformarse en diferentes razas:

Las máscaras toman un protagonismo esencial en Majora’s Mask.

– La máscara Deku transforma a Link en un niño Deku. Con esta forma, el elfo puede realizar ataques giratorios, disparar burbujas por la boca utilizando magia y saltar sobre el agua un número limitado de veces. Link también puede introducirse en determinadas flores desde las que puede lanzarse al aire y flotar lentamente, además de que mientras esté volando, puede tirar nueces Deku a los enemigos desde arriba. El problema de esta forma es que Link es extremadamente vulnerable a ataques enemigos.

– la máscara Goron le transforma en un niño Goron. Esta transformación permite a Link atacar a los enemigos con fuerza, pisar el suelo con su cuerpo enorme, y enroscarse en una bola para moverse a gran velocidad. El peso de ese cuerpo hace que el muchacho se hunda inmediatamente al entrar en el agua, así como presionar determinados interruptores.

– La máscara Zora lo convierte en un Zora. Transformado en esta especie, Link puede golpear y patear enemigos, disparar las aletas de sus brazos como un bumerán, y nadar velozmente en el agua.

Link en sus formas habitual, Deku, Goron o Zora recibirá diferentes reacciones de varios personajes del juego. Una máscara especial conocida como la Fiera Deidad podrá obtenerse al final del juego si las restantes máscaras han sido reunidas. Esta máscara sólo se puede utilizar en batallas contra jefes, transformando a Link en la Fiera Deidad (también denominada como Oni Link), una aparentemente versión adulta de sí mismo, con las marcas de la cara, temibles ojos blancos, túnica azul/plata y armadura al torso. Esta transformación también posee una espada a dos manos en forma de hélice que es capaz de disparar ráfagas de magia.

Algunas máscaras importantes son: la máscara de la Gran Hada, que ayuda a recuperar las hadas perdidas dispersadas por los templos. La capucha de conejo permite a Link correr más rápido. La máscara de piedra, que hace a Link invisible para la mayoría de los personajes. La máscara explosiva, que provoca explosiones de bombas ilimitadas, aunque Link puede utilizar su escudo para bloquear dicha explosión. Y muchas otras máscaras de menor valor, que solo participan en misiones secundarias.

RELANZAMIENTOS:

  • Gamecube: En 2003, Nintendo volvió a publicar Majora’s Mask en Nintendo Gamecube como parte del juego The Legend of Zelda: Collector’s Edition. Este disco se podía comprar con una consola Gamecube, como parte de una oferta de suscripción a la revista Nintendo Power junto con Mario Kart: Double Dash o a través de la web oficial de Nintendo al comprar y registrar un número determinado de juegos de Nintendo. La oferta expiró a principios de 2004, por lo que encontrar una de estas copias es toda una hazaña.
    El juego es la ROM original, que se ejecuta en un emulador. Las únicas diferencias son los colores de acción, el uso de la pantalla de pausa y la sustitución del botón Z por el L.
  • Wii: Majora’s Mask fue lanzado en la consola virtual en Europa en abril de 2009, costando 1.000 puntos en territorios PAL y NTSC. Aunque es una versión emulada del juego, no tiene los problemas técnicos que tenía la edición coleccionista de Gamecube.
  • 3DS: Una nueva versión de Majora’s Mask fue anunciada, produciéndose su estreno el 13 de febrero de 2015. El remake cuenta con el mismo estilo de The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D, aunque con ciertas mejoras gráficas.

Aquí os dejo un traíler de esta épica obra maestra.

metroide
Gamer, clásico o moderno, todos los juegos son obras e arte en mayor o menor medida, aunque Super Mario Bros. 3, Pokémon Plata, Zelda OoT y Metroid Fusion tendrán un huequecito en mi corazón.

No comments

Deja un comentario

Últimos vídeos del canal

Oops, something went wrong.