Menu

[Opinión] Canciones de videojuegos que me marcaron

He de reconocerlo, me pone mucho la música en los videojuegos. Y no solo en ellos, soy una persona que trata de hacer sus propias playlists de canciones que salen en las películas y juegos que pasan por mis manos. Como músico trato de centrarme mucho en este punto, en el sonido concretamente. Estudiarlo, comprenderlo y tratar de emularlo. Y volviendo al tema que atañe esta nuestra página, he decidido recurrir a mis muchas colecciones y listas buscando una pequeña recopilación de las canciones que por una razón u otra, me han marcado como persona y jugador. Sinceramente, me gustaría haber escogido menos, quizá dos o tres como mucho, pero a parte de que se quedaría una entrada bastante cortita, sería un poco triste que entraseis aquí para escuchar seis minutos de buena música. Por cierto, antes de ponernos a nada, estoy hablando de canciones. No de bandas sonoras. De can-cio-nes. No de melodías. De CANCIONES. El requisito es que salgan en un videojuego y tengan letra, ya que la misma puede hablarnos del juego o sección en cuestión. Ah, y que si, es posible que los temas no hayan sido hechos en un principio para dicho juego, que sean canciones independientes, pero si se relacionan con tal al escucharlas, me sirven. ¿Ha quedado claro? Canciones. Venga pues.

To All of You, de Life is Strange: Vais a permitirme que empiece con un juego que es conocido por su increíble banda sonora, con ese corte indie que tienen las canciones. No me he pasado Life is Strange, estoy en ello y me falta la mitad del último episodio, pero conocía la tracklist de antes (gracias, Spotify). Este tema suena al principio del juego, en el primer capítulo, cuando Max sale de clase y se dirige al cuarto de baño con los cascos puestos. Ese simple corte me sirvió para ver que este juego tiene magia. Es brillante el uso que se le da a la canción, aislándote del mundo que te rodea, interpretando como en realidad es la protagonista que manejamos. Sentirme identificado es quedarme corto, y decir que me encanta la canción, otro tanto. Es mas, recuerdo dejar el mando al acabarse el tema para buscar la tablatura en Google. Y aquí me encuentro, buscando una manera de versionarla.

Melodies of Life, de Final Fantasy IX: Veamos, tengo entre manos la posibilidad de hablar del videojuego que me hizo ver el medio como un arte. ¿Que digo? Pues que este momento es… es la polla. Hablando mal y pronto. Se supone que en el juego es Garnet, o Daga, como queráis llamarle, quien canta este Melodies of Life, y la ternura e inocencia de este personaje va como anillo al dedo para interpretar esta canción, con su armoniosa voz y preciosas líricas. Y un momento que quedará guardado en mi memoria para el resto de los días. Y no, no digo donde ni como, bastante tiene la saga Final Fantasy con ser el spoiler más grande de la historia con la muerte de Aeris. Uy, perdón…

I Don´t Want to Set the World on Fire, de Fallout 3: La primera vez que escuché esta canción no fue en el juego de Bethesda, pese a que salga justo en la cinemática inicial. Fue en South Park, justamente haciendo una parodia de este mismo juego. Tanta gracia me hizo la interpretación de la letra, “no quiero el mundo en llamas”, con el ambiente distópico y postnuclear que me busqué como un loco la canción. Y surgió Fallout 3. De segunda mano. A cinco euros. Era irresistible. La de horas que me he pasado recorriendo el Yermo de arriba abajo, tarareando esa puñetera canción mientras disparaba mini bombas nucleares no tiene precio. Y que sea uno de mis juegos favoritos, tampoco.

Moon Over the Castle, de Gran Turismo 4: Como buen sonyer que soy, por mucho que odie los normbrecitos según la plataforma donde sueles jugar, mi simulador de conducción preferido es Gran Turismo. Creo habérmelos jugado todos, incluyendo ese Tourist Trophy del que espero una segunda parte. Más de tres mil horas en su cuarta entrega en PlayStation 2 lo certifican, y como tal, cientos de sesiones de juego, dan lugar a escuchar cientos de veces esta canción. Y aunque la letra se reserve para la parte inicial, con una lírica épica al más puro estilo Tolkien, es un tema guapísimo.

Red Sun, de Metal Gear Rising Revengeance: Creo que soy uno de los pocos fanáticos de Metal Gear que le gusta este spinoff protagonizado por nuestro amigo Jack, y juraría ser el único que antepondría una canción de este juego antes que los grandes clásicos musicales de la saga principal. Pero es que fue una de las primeras que aprendí a tocar al bajo. Y el juego mola. Quizá la batalla con Sundowner no sea la mejor del juego. Quizá la letra se repita más que una peonza dando vueltas. Pero a mi me encanta, que queréis que os diga.

Audi Faman Illius, de Super Smash Bros Brawl: Va, un regalito para mis amigos nintenderos. Ahí arriba os hablaba de la lírica épica del intro de Gran Turismo 4, y sigo manteniéndolo. Las voces corales en latín ponen los pelos como escarpias a cualquiera, y la intro de este juego es perfecta. Sabes que el tema es serio cuando te lo presentan así. Muchos me lo comparan o dicen que es mejor Dragonborn, de Skyrim, pero colega, esa canción está quemadísima ya. Y Mario tiene el peto vaquero más detallado de la historia en este juego, ¿os habíais fijado?

Make It Bun Dem, de Farcry 3: En palabras de Dayo, uno de mis analistas favoritos: “¿cuando coges a Skrillex, el DJ conocido por la brutalidad de sus beats hiperprocesados y lo mezclas con un juego caracterizado por su explotación de la violencia, que es lo que obtienes? Exacto, la mejor misión del juego.” Y es que a Dayo no le falta razón en estas palabras, ninguna otra canción quedaría mejor en esta parte del juego, bruta, con poca consideración ni objetividad por la vida humana. Es la exploración de la violencia en su máximo nivel, a Jason le gusta, y que demonios, a nosotros nos gusta. Da igual que un lunático nos haya ordenado quemar toda esa marihuana, personas incluidas, disfrutamos matando, y esa es la cuestión. Vosotros seguid haciendo montajes con death metal, yo me quedo con el poco dubstep que puede llegar a gustarme de manos de Farcry 3.

Ore Wa Tokoton Tomaranai!, de Dragon Ball Budokai 3: Los tiempos en los que el anuncio de un videojuego de Dragon Ball nos alegraba más que unas navidades son demasiado míticos si rondais mi quinta. Al final con uno, o más, al año, nos han acabado saturando. Pero temazos tan tarareables como este casi impronunciable Ore Wa Tokoton Tomaranai, del Budokai 3 nos recuerda buenas épocas pegándonos virtual, y a veces literalmente con nuestros hermanos y amigos con un bocata de Nocilla. Infancia, ven a mi de nuevo.

You´re Not Here, de Silent Hill 3: Entramos en terreno peligroso, y no lo digo solo por acercarnos al final de la lista. Silent Hill es mi saga favorita de terror, y cuando ella murió, murió mi pasión por este género. Lo siento, de veras, pero ningún juego de miedo me ha vuelto a cautivar como lo hacía la saga de Konami (#FucKonami). Noches en vela he pasado verdaderamente aterrorizado con estos títulos, y lo digo completamente en serio. Es mas, un pequeño escalofrío recorre mi espina dorsal ahora mismo con tan solo recordar algunas partes. El tercer episodio no es mi preferido, ni mucho menos, pero incluye esa canción tan melodiosa como memorable a partes iguales que me tiene loco perdido. Y mantiene vivo el recuerdo de tiempos mejores frente al televisor, sudando gotas frías, esperando ese susto que nunca llegaba. Señores, ¿quieren ambientación? Ahí tienen ambientación.

Compass, de Red Dead Redemption: El western de Rockstar ya tiene mi puesto número uno en momentos especiales en los videojuegos, del que quizá hable algún día. Comento, como no, la parte en la que llegamos a México y suena ese Far Away de José González de fondo, con todo el aire de decadencia que desprenden sus acordes de guitarra. Pero no es mi canción favorita. La que si se lleva ese honor es Compass, la cual suena en el momento (y perdón por este pequeño spoiler) que nos reunimos con nuestra familia. Y digo reunimos porque Red Dead Redemption tiene la facultad de convertirnos en John Marston. No le controlamos, nosotros somos John Marston. La relación estrecha que tenemos con el personaje a lo largo de la historia nos hace creernos él. Quizá por eso es un juego tan inmersivo. Y esta canción se cuela sin duda entre mis favoritas de la historia del videojuego. “Is the one, that leads back to you”.

freepidgeotbird
Respiro cine. Bajista. Consolero. Fan del wrestling. Crecí con Pokémon, maduré con Metal Gear y me hice adulto con Dark Souls. Aun busco las cintas de tinta para guardar la partida.

No comments

Deja un comentario

Últimos vídeos del canal

INDIEPARTIDA - INSIDE FINAL. ¡Y vaya pedazo de final!

¡Bienvenidos al útlimo episodio de INSIDE! Hoy, …

INDIEPARTIDA - INSIDE #12 ¿Qué le ha pasado a esta gente?

¡Bienvenidos a un nuevo episodio de INSIDE! Hoy n…

INDIEPARTIDA - INSIDE #11 Agua antigravitatoria.

¡Bienvenidos a un nuevo episodio de INSIDE! Hoy a…

Últimos comentarios